Nosotros creemos en este amor.

Stop... Forget it.

Escrito por zoledhad 19-08-2009 en General. Comentarios (6)

http://zoledhad.blogdiario.com/img/alone.jpg 

Estoy cansada, molesta con la vida, realmente quisiera desaparecer ahora, diría que más que nunca pero probablemente lo vuelva a repetir; a fin de cuentas siempre acabo diciendo lo mismo, ¿no? He escrito tanto que ya ni siquiera sé qué palabras usar... He gastado tanto diccionario que no me siento con la libertad de seguir plasmado lo que voy sintiendo en las líneas, líneas que son mi única salvación, líneas que me cobijan y que me liberan; líneas, letras, tinta, únicas que pueden salvarme. Únicas que pueden retenerme, que pueden guardarme entre sus brazos. Quisiera escaparme lejos, otro planeta, otra dimensión, lo que sea, escaparme, esconderme, meterme dentro del closet y no salir nunca; ponerme bajo la cama y no volver a ver la luz. Pero es tan complicado esconderme cuando hay gente que se da cuenta de lo que siento, y preguntan. ¿Acaso no tengo la posibilidad de estar cansada? ¿Acaso no puedo desear yo, dejar de existir? ¿Por qué no pueden olvidarse de mí de una vez por todas? Por qué no pueden simplemente dejame en paz, aburrirse de seguirme, cansarse de mirarme...

Quiero correr, quedarme en un lugar tan oscuro como el espacio. Allí sentarme y abrazar mis piernas con mis brazos, cerrar los ojos y recargar mi cabeza en mis rodillas; llorar, llorar hasta que no salgan lágrimas, hasta que todo ese líquido se haya acabado hasta tal punto, en el cual tenga que comenzar a llorar sangre; y en una de esas, tener la suerte de que la sangre se acabe, la suerte de que puedan deshacerse de mí. Yo no sé qué hago aquí, si soy tan diferente, tan inexistente; nadie me ve, nadie se percata de que estoy aquí, a nadie le importa realmente porque lo único que hago es daño,, daño y más daño. No aporto nada a la vida de los demás, simplemente problemas interminables. Quiero fundirme en la tierra, quiero arrancarme el alma en cada respiración, en cada suspiro. Quiero convertirme en la lluvia y en el viento; en la tormenta y el mar agitado que se eleva por el nivel de la humanidad. Majestuosa... vida. Tan majestuosa e inalcanzable, que ni siquiera me siento capaz de tomarte en mis manos. No puedo, vida, tantas veces que te he fallado, tantas veces que te he defraudado, ¿por qué sigues dándome oportunidades? ¿Por qué sigues dándome tu ayuda, si lo único que quiero es marcharme? No puedo aguantar la angustia, me lleno de desesperación y no tengo ganas de hacer algo. Quiero correr. Quiero fundirme con la tierra y arrancarme el alma en cada respiración, en cada suspiro. Quiero convertirme en la hoja, en el calor que se apaga, en el frío que se oculta, quiero ser invisible, convertirme... convertirme en nada. Quiero acabar con todo, dejar de traicionar a quienes quiero, dejar de defraudarlos, dejar de hacer las cosas mal... tan mal...

Necesito ahogarme. Cortarme los brazos hasta aterrarme y chillar llena de terror. Necesito ahorcarme y jalar de mi cuello hasta no tener fuerzas. Necesito acuchillarme y atravesar balas por mi pecho; veamos si sirve de algo. Estoy tiritando, tengo frío, pero más que frío tengo congelado el espíritu. Quiero lanzarme al vacío y quedarme ahí, sin que nadie tenga ni la menor idea sobre mi paradero. Quiero entender las cosas, pero cada vez que averiguo algo, más me cuesta. Quiero recostarme, pensar en mi, quiero... simplemente quiero dejar todo esto, necesito irme. Necesito desaparecer por mucho tiempo, estar sola. Congelar mi piel y llenarme del aroma a gloria. Quitarme el sufrimiento, sentirme aliviada... Quiero correr los riesgos, pero cuando me lanzo a la vida, la vida me rechaza. ¿Entonces? No entiendo. Ya no quiero arriesgarme más porque cada vez que lo hago, más punzante se hace el dolor. Más sangre corre. Quiero guardar silencio, pero a la vez quiero gritar las cosas que estoy sintiendo desde hace mucho tiempo. Mañana, no sé qué será de mañana. Me complicaré la vida probablemente y me dejaré abierta a la muerte en cualquier rincón de mi mundo. Aunque mi mundo no es muy grande, o al menos no lo sé, porque no hay luz. Podría estar caminando kilómetros y kilómetros pensando que he estado dando vueltas en la misma habitación durante siglos; el tamaño de mi mundo depende de la persona a quien quiera. Hoy, el tamaño de mi mundo... es una caja. Pequeña, apenas entro en ella, pero me guarda, me protege del todo, me esconde. Es fuerte, tiene vida propia y parece incluso susurrarme cosas al oído mientras gritan mis cuerdas vocales sin emitir sonido. Me siento insignificante, ¿saben? Quisiera, quisiera ir a un bosque, y sentarme en la hierba fría y húmeda, apoyar mi espalda en las raíces de un árbol tan sólo como yo, hacerle un poco de compañía en silencio, una compañía que no interrumpe pero que llena por completo; basta la presencia. Aquel árbol me amarraría con sus ramas, me estrujaría y me haría saber que aún estoy viva. Le preguntaría, entonces, ¿por qué? y él me diría, que aún tengo demasiadas cosas que hacer. Seguramente me quedaría durante unos segundos pensando en ello, en las cosas que debo hacer. Luego de un instante, me inundaría en la rabia y me retiraría; me sentaría al lado de un árbol seco, sin hojas, raíces raídas por el tiempo, presencia triste y afectante, débil; y aquel árbol tan desgastado, tan inservible, tan invisible; le vería, me serviría, sería mi uso. Ese árbol, no me cuidaría, pero siempre estaría. No me daría consejos, pero sufriría conmigo si llegaba a depender de ello. Ese árbol, sería más realista que el primero, no obstante, segura estoy de que cuando me levantara, no habría aprendido nada, él tampoco. Pero ¿qué importaba? Nada. Si por un poco de tiempo, habíamos obtenido lo que buscábamos; esa compañía irrompible, pero demasiado distante para ser compañía.

 

varias cosas x3

Escrito por zoledhad 17-08-2009 en General. Comentarios (2)

http://zoledhad.blogdiario.com/img/tequiero.jpg 

 

17/07/2009 - ¿Tan perdedor eres que no te das cuenta de cuando ganas?

18/07/2009 - Si quieres escribir una obra maestra, debes sufrir en cada página. Ningún artista puede llegar a la meta sin pasar por el infierno.

20/07/2009 - Eres tan peligrosa como joven y adorable. Y es el hecho de ser joven y adorable lo que te hace tan peligrosa. Potencialmente destructiva sobre un hombre destructible.

22/07/2009 - No sé si es importante, pero nunca es demasiado tarde para ser quienes queremos ser. No hay límite de tiempo, puedes empezar cuando quieras. Puedes cambiar o seguir siendo el mismo. No hay reglas para tal cosa. Podemos aprovechar oportunidades o echar todo a perder, espero que hagas lo mejor. Esperos que veas cosas que te asombren. Espero que sientas cosas que nunca sentiste antes. Espero que conozcas a gente con un punto de vista diferente. Espero que vivas una vida de la que estés orgullosa. Y si te das cuenta de que no es así... espero que tengas el valor de empezar desde cero.

24/07/2009 - A veces te sientes como si todo de un segundo a otro se derrumbara. Es increíble, me ha pasado más de 3 veces durante 5 días, menos de una semana. No, no se siente bien. Derrumbarse, no es algo muy confortante que digamos, ni siquiera lo es un poco. Es una mierda sentirse así, de verdad que me da abrir mi ventana y tirarme balcón abajo, porque me siento como un trapo estrujado, bah, demasiado mal. Me siento pésimo, me dan ganas de desaparecer, de irme al mundo de nunca jamás o incluso mejor me voy al mundo del Principito, a cualquier lado que me ayude un poco. Llevo llorando un par de horas y puaj, es todo un desastre sentirse así. Y bah, ni ganas de escribir.

27/07/2009 - No podía entender lo que estaba sucediendo. Me sentía vacía, me faltaba un pilar. De un día a otro mi mejor amigo había desaparecido, y cuando intenté buscarlo, se olvidó de mí. De un día a otro había perdido parte de mi alma, porque él se llevó ese pedazo conmigo. Ahora no quiero buscarlo, porque yo ya sé que se ha olvidado de mí. Ya no quiero volver a verlo ni saber nada más de él. Tan sólo me gustaría que si le ves, le pidieras ese pedacito de alma que me quitó. Ya no me interesa perdonarlo, tampoco le guardo rencor. Estoy coja, no lo niego, pero ya no lo necesito; él provocó que dejara de necesitarlo.

 

08/08/2009 - Querer a alguien lastima a veces, pero no tanto como la alternativa: no querer.

11/08/2009 - Conviértete un poco en lo que quiero que seas, pero jamás dejes de ser quien eres. Demuéstrame que eres más fuerte que eso. Demuéstrame, que piensas llegar mucho más lejos, que estás planeando ser grande y brillar en el cielo, siendo la estrella con el resplandor más bello que se haya visto jamás desde cualquier rincón de la galaxia. Conviértete un poco en lo que quiero que seas, pero jamás dejes de ser quien amo desde siempre.

13/08/2009 - Don't you wanna come with me? Don't you wanna feel my bones in your bones? It's only natural. Don't you wanna swim with me? Don't you wanna feel my skin on your skin? It's only natural...

14/08/2009 - Porque en un mundo que va a la velocidad de un rayo, aguanto el vuelo más si me agarro de tu mano. Acompáñame hasta donde pueda llegar...

30/07/2009

Escrito por zoledhad 17-08-2009 en General. Comentarios (2)

http://zoledhad.blogdiario.com/img/diente.jpg 

 

Era increíble la ausencia. Extraña, con esa presencia que sientes pero que no está. Era indescriptible, la soledad que me rodeaba. Me quería ir, me voy, me iba. Por si fuera poco, no he tenido ganas de seguir con esta lucha, con esta vida. Ya ha sido demasiado y estoy cansada, siento todo el peso de un mundo completo sobre mí, es complicado, demasiado complejo. Me llenaba de una sensación rara, inhumana, probablemente, y seguro que todo lo que nace en mi llega y termina siendo inhumano. Quería un abrazo. Un consuelo. Quería sentirme bien, necesito fuerzas, necesito ayuda, y aunque no quiera, quiero igual. Me pregunto si las cosas las estoy haciendo bien, o si estoy errando nuevamente, me cuesta averiguar eso, pero supongo que eso luego sólo depende de mí. Yo puedo hacer algo correcto, o puedo volverlo incorrecto. Y quiero seguir, quiero irme pero quiero seguir. Es todo tan complicado, soy tan única, como leí un día "mi agridulce manera de actuar". Podría decir que te necesito aquí, ahora, pero no serviría de mucho, cursilerías que no llevan a nada, porque en este preciso instante sé que no vendrás, también se que no vendrás más adelante; imagino que tienes que hacer cosas, antes de decidirte a venir, porque hay cosas que se irán. Y yo, no, no me iré. De verdad que nunca me iré, nunca me iré de ti, ni te dejará, siempre te acompañaré. Quizás algún día deba irme físicamente, pero jamás te voy a abandonar. En serio, créeme. Pero... tan sólo te pediré algo. 

Tú tampoco me abandones, nunca.
Tú tampoco me dejes, jamás.
Tú, pase lo que pase, te ruego, no te vayas, no te vayas de mi lado.


Te amo,,
"Pensé que te había perdido"; no, nunca.

15/08/2009

Escrito por zoledhad 17-08-2009 en General. Comentarios (0)

http://zoledhad.blogdiario.com/img/holdon.jpg 

En algunos momentos sientes que la vida se vuelve tan complicada, demasiado. Quisieras arrepentirte de todo, dar pasos atrás, incluso caer de un precipicio. En algunas ocasiones piensas que nada tiene sentido, que estás haciendo las cosas por hacer, que incluso todo se volvería mejor si te ocultaras, si te sentaras a ver cómo la vida avanza, avanza…

 

En este mismo instante estoy esperando a que le nazca mantener un te quiero. Estoy cruzando los dedos para que no se olvide de quién está y quién no. Quisiera, correr. Quedarme en la orilla de la playa a ver si las olas se dignan a arrastrarme hasta sus profundidades. ¿Qué costaría, acaso? No sucedería nada, tan sólo se contaminaría un poco más el mar. Es como querer volar hacia el sol, sin que se te quemen las alas. Creo que eso he estado haciendo durante toda mi vida, o al menos la mayor parte de ella. ¿He estado arriesgándome? Por supuesto… ¿lo he estado arriesgado todo? Claro que no.

Tengo las manos frías, la espalda entumecida y el corazón hecho pedazos, colgando de mi caja toráxica. En este preciso momento estoy imaginando que va a mantener un te quiero.

 

Tengo frío pero no estoy muy segura de a qué se debe. Hace mucho tiempo que tengo frío. Es como desear romper las barreras con la mente. No quiero ver que todo sea en vano, no quiero acabar enterándome de que todo acabará mal. No quiero perder todo esto, pero sí quiero más, me estoy arriesgando completamente por alguien, porque le quiero. Quizás cuántas veces me dije “te estás muriendo por un ser humano mientras hay 60 mil millones más en la tierra” y probablemente podría volver a repetirlo. ¿De qué serviría hacerlo? Si yo no quiero a esas 60 mil personas, quiero a esa especial.

 

Me siento ser de un material, duro, pesado, resistente, pero a la vez demasiado penetrable. Me siento ser de madera, me primavero y me otoño. Al cerrar los ojos, me convierto en una sensación. Me convierto en una sensación completamente diferente. Es como si mis párpados lucharan contra mis ojos de vidrio pulido, y no pudiesen hundirse. Me pregunto si de frío, soledad y sufrimiento me habré convertido en muñeca o en piedra.

 

Me quedé esperando en vano. Me quedé imaginando mentiras.

Ahora tan sólo me quedan aquellas lágrimas que estoy derramando. Lágrimas que he de llorar en momento como este. Un adiós sería lo más apropiado, desearía tanto desvanecerme, desaparecer, chasquear los dedos y no existir más… Pero, tengo tanto miedo. Tanto miedo que ni siquiera soy capaz de alcanzar eso. Quisiera soltar las caricias que guardo en el alma, gritar mis angustias… ¿Acaso es imposible salir de todo esto? ¿Acaso es imprescindible convertirme en todo lo que siento? No me hago la idea de continuar sintiendo así siempre. Me hiere, me hiere…

 

Estoy sangrando, o al menos eso creo. Aunque la sangre no es precisamente así. La sangre no es precisamente roja, o clara, o penetrante, mucho menos oscura. La sangre es tan transparente, tan liviana aunque la sientes tan punzante, tan escurridiza que desaparece al contacto con la superficie. La sangre no es más que mi conjunto de derretimientos. Sangre que hierve, sangre que hiere, sangre que muere donde tuvo que nacer.

 

¿Recuerdas?

Escrito por zoledhad 17-08-2009 en General. Comentarios (3)

http://zoledhad.blogdiario.com/img/holdme.jpg 

 

He estado pensando en abrir los ojos. Sería una buena idea, realmente lo es, si la planeo del todo, a la perfección, con detalles, coordenadas, cada movimiento. A fin ce cuentas tan sólo es eso, abrir los ojos. ¿Sólo eso? Y si me parece tan sencillo, ¿por qué no lo he hecho anntes? No tengo ni la menor idea. Quiero abrir los ojos, mirar lo que el futuro tenga para mí. No, no quiero eso. ¿Qué quiero? Bueno, veamos, me gustaría que la gente no fuera tan metiche, me encantaría que la gente pudiese preocuparse de su propia vida sin meterse en la de los demás, sin criticar, porque cada decisión es de uno, ¿saben? Ahora me está invadiendo el miedo de que, la persona que quiero y que me quiere, retroceda por todas las cosas que murmuran los demás... Son esos susurros crueles que te cortan con las cuchillas de la envidia, del antojo, de todo lo que es despiadado. Seré honesta, pero yo no puedo. Tengo miedo y no quiero que te alejes de mi sólo por esas cosas. ¿Sabías que te quiero muchísimo? Que te amo como mi mejor amigo y te quiero como algo más. ¿Sabías que eres una de las personas más importantes en mi vida? Sin, me muero. Si te vas, me muero. Ni te imaginas lo terrible que se me hacen estas horas en que no puedo hablar contigo, ni saber lo que estás pensando, ni siquiera hacerme una pequeña idea de las decisiones que podrías llegar a tomar después de haberme dicho que todos estaban diciendo cosas sobre nosotros. Es complicado, difícil, porque te quiero muchísimo, como algo más, y no me gustaría que lo que hemos alcanzado se desvanezca por los comentarios de las otras personas. ¿Recuerdas lo que me dijiste el jueves? Yo lo recuerdo a la perfección. Me preguntaste por qué no hacía lo que quería hacer, y yo te dije que a veces me limitaba o me guardaba cosas porque me daba miedo lo que pudiera decir la gente, o lo que pudiesen pensar. ¿Recuerdas lo que me dijiste después de eso? Me dijiste que no. Que si quería algo, que si quería a alguien, que si quería y anhelaba hacer algo, debía hacerlo. Realmente debía hacerlo, sin que me afectara lo que los demás pensaran o dijesen sobre eso. Que debía hacer algo si quería, entonces, ahora yo no quiero que te detengas por lo que piensen o opinen los demás, y... si de verdad me quierees, quiero que continuemos con esto.

Más que claro está, que simplemente estoy expresando mis opiniones, consejos, porque si realmente quieres cabar con todo, yo no me opondré. Probablemente alegaré un poco, pero acabaré por rendirme y decirte lo que me suceda en ese momento. Si quieres detenerte, hazlo, que no te preocupe lo que yo vaya a pensar o cómo me vaya a parecer... Aunque efectivamente preferiría que siguieras conmigo, queriéndome, abrazándome y besándome en ocasiones, pero si el punto no da, tienes todo el derecho a saber que aquí estaré, porque, ¿recuerdas? Te lo prometí.

 

Te prometí que te esperaría.

Te aborrezco con todo mi ser.